Cuando llega diciembre, son muchas las fiestas que se realizan en cada país, la mayoría relacionada a cuestiones de origen religioso, pero que han pasado a tener una connotación cultural porque muchos que no son creyentes las celebran igualmente. Entre estas celebraciones están la Noche Buena y la Navidad.

Noche Buena es la celebración realizada el 24 de diciembre de cada año, en la espera del 25, considerada la navidad. En esta fecha lo que mayormente realiza la gente es cenar, sentarse alrededor del árbol y esperar la Navidad con regalos para todos, sobre todo para los niños. 

En México existe la tradición de las posadas, que comienza muy temprano en el mes de diciembre y culmina en esta fecha, la búsqueda de posada para hacer la cena y la fiesta de noche buena ha cobrado matices diversos con el tiempo.

Las familias cristianas se suelen reunir en la noche del 24 de diciembre y hacer una cena con comida en abundancia. Se acostumbra comer pavo y otros platillos propios de esta época. Se trata de que sea una cena especial, distinta a la de todos los días, ya que se está celebrando el Nacimiento del Hijo de Dios. Esta costumbre nació en Europa y simboliza la abundancia que Cristo nos trae con su llegada.

Este no es uno de los días feriados de México, por lo que se trabaja y las actividades principalmente se realizan en las noches.

La representación del Pesebre es uno de los momentos más importantes de la Noche Buena. Desde el año anterior e han escogido los padrinos y madrinas de la llamada “acostada” del Niño Dios, que es el primer paso para la preparación de la maqueta de lugar y hecho del nacimiento.